Un atentado inédito en Irán que amenaza con agravar el conflicto regional: lo que se sabe hasta ahora sobre la matanza | Internacional

1. ¿Qué ha ocurrido?

Unas 84 personas murieron —entre ellas seis niños— y 220 resultaron heridas en un atentado en Irán perpetrado el miércoles 3 de enero. Dos explosiones tuvieron lugar cerca de un cementerio en la ciudad de Kermán, situada a 820 kilómetros al sureste de Teherán. Allí se celebraba una ceremonia para conmemorar el cuarto aniversario del asesinato de Qasem Soleimani, una de las figuras más carismáticas en la reciente historia del país, que murió en 2020 en un ataque con drones estadounidenses. Los testimonios de los testigos revelan que ambas explosiones sucedieron con 10 minutos de diferencia. La primera se produjo a 700 metros de la tumba de Soleimani y la segunda, a un kilómetro, según la agencia de noticias IRNA. Las autoridades iraníes han indicado que estas fueron causadas por dos bombas detonadas a distancia. Las autoridades hablaron primero de más de 100 víctimas, más tarde rebajaron la cifra a 95 y este jueves lo han vuelto a hacer a 84. El motivo de estos cambios es que había muchos nombres duplicados.

2. ¿Por qué era tan simbólico Qasem Soleimani?

El general Qasem Soleimani era considerado por muchos expertos como la persona más poderosa de Irán después del ayatolá Alí Jamenei, y se le considera el arquitecto de la inteligencia y la fuerza militar iraní. Comenzó su carrera militar en 1979, al unirse a la Guardia Revolucionaria semanas después de que la organización militar fuese establecida por el ayatolá Jomeini con el fin de proteger la recién proclamada República Islámica. Fue el cerebro de la intervención iraní en Irak y desde los años noventa fue comandante de la fuerza de élite Al Quds, unidad a cargo de las operaciones en el exterior. Desde esta posición, Soleimani dirigió operaciones clandestinas en el extranjero y fue una figura clave en la larga campaña iraní para tratar de expulsar a las fuerzas estadounidenses de Oriente Próximo.

También desempeñó importantes papeles en la lucha de Irán contra el Estado Islámico y en la guerra civil siria, en la que Teherán resultó decisiva para mantener en el poder a Bachar el Asad. En Irán era tratado como una figura casi mítica, mientras que Estados Unidos e Israel le consideraban un terrorista desde 2011. Meses antes de su asesinato, la Administración Trump incluyó a la Fuerza Al Quds en su lista de organizaciones terroristas. Soleimani murió el 3 de enero de 2020 en un ataque con drones en el aeropuerto de Bagdad, la capital iraquí, llevado a cabo por el ejército estadounidense siguiendo órdenes del entonces presidente Donald Trump.

3. ¿En qué contexto ocurre?

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Las explosiones han tenido lugar un día después del ataque que mató en Beirut al número dos de la milicia palestina Hamás, Saleh al Aruri, del que autoridades libanesas y palestinas acusan a Israel, aunque este no se atribuye la responsabilidad, y cuando en Gaza ya han muerto más de 22.000 personas. De confirmarse la autoría, supondría el mayor éxito israelí desde el inicio de la guerra en la Franja el pasado 7 de octubre. Las tensiones entre Irán e Israel, junto con su aliado Estados Unidos, han alcanzado un nuevo punto álgido a raíz de la guerra en Gaza.

4. ¿Qué impacto ha tenido en Irán?

La República Islámica ha declarado este jueves día de luto por respeto a las víctimas del que considera el atentado más grave desde la creación de la República Islámica en 1979. El Ministerio de Asuntos Exteriores iraní ha afirmado en un comunicado que utilizará todos los medios internacionales para identificar y llevar ante la justicia a los implicados en los atentados y a quienes los apoyan. En el cementerio donde han tenido lugar las explosiones se reunió el miércoles por la noche una multitud que coreó: “Muerte a Israel” y “Muerte a Estados Unidos”.

5. ¿Quién está detrás?

No se sabe. Aunque las autoridades iraníes no han culpado públicamente a nadie y se han limitado a clamar venganza, Esmail Qaani, alto comandante de la Fuerza Al Quds de Irán, ha declarado que los atentados habían sido perpetrados por “agentes del régimen sionista [Israel] y de Estados Unidos”. Teherán suele acusar a sus acérrimos enemigos, Israel y Estados Unidos, de respaldar a grupos militantes antiiraníes. No obstante, hay más posibilidades. Una de ellas es que los autores sean los separatistas de la provincia de Baluchistán, al este de Kermán. Podrían ser también los Muyahidines del Pueblo, vieja némesis de la República Islámica, o el Estado Islámico, que ha perpetrado ataques mortales en 2017, 2018 y 2022.

6. ¿Qué impacto puede tener en el polvorín de Oriente Próximo? ¿Qué papel juega Irán en relación con Hamás y Hezbolá?

Esta es una de las grandes incógnitas que solo el paso del tiempo puede contestar. Pero cualquier convulsión en el régimen iraní puede extenderse de inmediato en Oriente Próximo, sobre todo si se tiene en cuenta la ascendencia ideológica, militar y financiera de Teherán sobre Hezbolá, el partido-milicia libanés, que posee mucha más fuerza militar que el grupo palestino Hamás. Hezbolá, a su vez, es a veces definida como el hermano mayor de Hamás, aunque esta milicia es chií y el grupo palestino es suní. La confrontación directa de Irán con Israel no parece probable. Pero la entrada convencional de Hezbolá en la guerra contra Israel entraña un riesgo cada vez más elevado. El líder de la milicia chií, Hasán Nasralá, lanzó el miércoles 3 de enero una advertencia, tras la muerte en Líbano de Saleh Al Aruri: “Si el enemigo piensa emprender una guerra contra Líbano, lucharemos sin límites, sin restricciones, sin fronteras (…)”.

7. ¿Cómo han reaccionado los gobiernos occidentales, en especial EE UU y Europa?

La Unión Europea ha expresado sus condolencias a las víctimas y ha manifestado que espera que los culpables de este “acto de terrorismo” respondan por ello. El portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Matthew Miller, ha declarado en una rueda de prensa que EE UU no está implicado en modo alguno y que Irán no tiene motivos para creer que Israel lo esté. El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, ha realizado una declaración similar.

8. ¿Y los más próximos a Irán?

Líderes mundiales como el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se han pronunciado. “Estamos profundamente entristecidos (…) Expreso mi más sentido pésame al amistoso y hermano pueblo iraní”, ha lamentado en su cuenta de X. El presidente ruso, Vladímir Putin, ha enviado sus condolencias a Irán y ha condenado “el terrorismo en todas sus formas”. El movimiento chií libanés Hezbolá y los rebeldes hutíes del Yemen, aliados regionales de Irán, han condenado los ataques. Hezbolá se ha expresado a través de su secretario general, Hasán Nasrala, quien en un discurso televisado ha condenado “el traicionero atentado”. Por su parte, la oficina política de los hutíes ha enviado un comunicado de reprobación contra el “odioso” atentado. Irak, Jordania, Kuwait, Líbano e incluso Arabia Saudí, tradicionalmente un rival de Irán, también han condenado estos atentados.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.