De la salud digital de la mujer al botón para despertar al asistente de IA: las cinco tendencias tecnológicas para 2024 | Tecnología

Si 2023 fue el año de la Web 3, los coches inteligentes y la telemedicina en el hogar, en 2024 la inteligencia artificial, la salud de la mujer y las innovaciones para combatir el cambio climático cobrarán más fuerza que nunca. Son las conclusiones de la CTA, la asociación organizadora del CES, la feria de electrónica de consumo más influyente del mundo. En esta edición, celebrada esta semana en Las Vegas, más de 4.000 expositores han mostrado algunos de los dispositivos más innovadores del planeta y han anticipado cuáles serán las tendencias tecnológicas que dominarán el 2024.

La salud en femenino

La atención médica es una de las áreas que más se va a beneficiar de la inteligencia artificial. Así lo indica Brian Comiskey, director de programas temáticos de la CTA, que predice que se producirán avances en atención primaria, chatbots y herramientas de telemedicina. Acto seguido hace referencia a las siglas de ChatGPT, que significan transformador generativo preentrenado. “La tecnología de transformadores se puede usar para predecir secuencias de proteínas a nivel atómico, lo que podría revolucionar el descubrimiento de fármacos”, afirma este directivo de la CTA.

Este año también cobra especial importancia la salud de la mujer, según Jessica Boothe, directora de investigación de mercado de la CTA. “Las mujeres constituyen el 50% de la población y estamos viendo un enfoque tecnológico en ellas”, afirma. La experta destaca innovaciones como Amira Health, un brazalete que utiliza inteligencia artificial para prevenir la falta de sueño provocada por los sofocos durante la menopausia.

La ‘magia’ de ChatGPT

“La IA generativa, con herramientas que parecían hacer magia, como ChatGPT, ha sido objeto de un intenso entusiasmo. Pero el ecosistema de la inteligencia artificial va mucho más allá: de los chips a los robots, pasando por el hardware”, afirma Comiskey. De hecho, Microsoft ha anunciado el primer cambio en su teclado en casi 30 años: una tecla para activar el asistente de IA de Windows.

La IA también juega un papel cada vez más importante en terrenos como el de los gemelos digitales, la robótica y la domótica. En los últimos cinco años, la CTA ha investigado las percepciones de los consumidores sobre esta tecnología. Si bien la mayoría la asocian a innovación, futurismo e inteligencia, existe una preocupación por sus posibles consecuencias en la desinformación, la privacidad y la pérdida de empleo. Según la asociación, existe un consenso general sobre la importancia de la regulación.

Sostenibilidad

El Acuerdo de París contra el cambio climático entró en vigor en 2016. “En 2030 se supone que se alcanzarán la mayoría de los objetivos. Ahora estamos en la mitad del camino”, afirma Comiskey. Entre los inventos más destacables en materia de sostenibilidad, según la CTA, está una granja inflable para cultivar alimentos de forma sostenible en desiertos y zonas afectadas por sequías. También las células solares de Exeger, que transforman cualquier tipo de luz en energía eléctrica y pueden integrarse en todo tipo de dispositivos: desde auriculares hasta altavoces inalámbricos, libros electrónicos o rastreadores de mascotas.

Gigantes tecnológicos como Panasonic, Samsung o LG han destinado parte de sus principales conferencias en el CES a hablar de sus estrategias en esta materia. “La ciencia es clara. Debemos acelerar los esfuerzos. Si no, la consecuencia será la muerte”, ha afirmado Hirotoshi Ueharra, director ejecutivo a cargo de calidad y medio ambiente de Panasonic. Entre los planes de esta compañía, que ha invitado a EL PAÍS al CES, está el de aprovechar paredes y ventanas para generar energía solar. En la feria, ha mostrado paneles con diferentes grados de opacidad para que cualquier superficie exterior pueda generar energía renovable.

La eterna promesa de los taxis voladores

El CES es un escaparate en el que año tras año se exhiben los barcos, vehículos de construcción, motos eléctricas y coches voladores más modernos del mundo. Desde hace años varias compañías sacan pecho con sus prototipos de taxis voladores. La historia se repite una y otra vez. En esta edición, la compañía de Movilidad Aérea Avanzada de Hyundai Motor Group ha presentado el S-A2, un taxi capaz de volar a 193 kilómetros por hora. Pero es probable que aún pasen años hasta que este tipo de vehículos lleguen de forma masiva al mercado. La compañía coreana prevé que este aparato surque los cielos en 2028.

Mientras que los taxis voladores aún son una promesa por cumplir, los vehículos eléctricos ya son una realidad. La CTA los compara con teléfonos inteligentes sobre ruedas y analiza en un informe en qué se fijan los usuarios al comprar estos vehículos. “Buscan evitar la ansiedad por la batería y el rango de conducción”, afirma Boothe, quien destaca que lo ideal es que haya una red grande de cargadores que permitan cargar el coche tan rápido como una gasolinera tradicional. Los compradores también prestan atención a la seguridad, el coste y la gestión ambiental: “Saber que ya no tendrán que comprar gasolina les hace sentir buenos ciudadanos y ambientalmente responsables. Si además creen que el coste compensará la longevidad del automóvil, sentirán que tienen el control de sus finanzas”.

Tecnología, inclusión y discapacidades

“Al igual que la inteligencia artificial y la sostenibilidad, la inclusión representa una tendencia horizontal que atraviesa todas las industrias para garantizar que los diseños sean accesibles para todos”, destaca Boothe. A ello se suma que las empresas con un equipo directivo diverso obtienen un 19% más de ingresos debido a una mayor innovación, según la consultora Boston Consulting Group.

Por ello, cada vez más empresas intentan formar un equipo diverso y desarrollar soluciones inclusivas para personas con discapacidad o mayores, según la CTA. Es el caso de Garmin, que ha mostrado en el CES un rastreador de actividad física que cuenta con un modo para personas en silla de ruedas. Con él, pueden monitorizar los impulsos que dan y entrenamientos desarrollados específicamente para ellos. Para las personas con problemas de audición, EssilorLuxottica ha creado unas gafas con altavoces que aspiran a evitar el estigma al que pueden exponerse quienes llevan en la oreja dispositivos que amplifican los sonidos. “Con estas gafas, cuanto más ruidoso es el ambiente, más se nota la diferencia”, explica Stefano Genco, director global de Nuance Audio en EssilorLuxottica.

Puedes seguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *